08 septiembre, 2016

Madrid cambiará baremos de adjudicación para evitar empresas pirata de seguridad

La Consejería de Presidencia dará menos valor al factor precio en favor de otros criterios como el de que las mercantiles cumplan los salarios acordados en el convenio colectivo



   El consejero de Presidencia y Justicia de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, revisará los baremos para la adjudicación de contratos de seguridad de sus edificios después de que decenas de vigilantes anunciaran para este jueves una huelga por la concesión de uno de los servicios a la empresa Sinergias, que ha bajado el sueldo de los trabajadores casi en un 40%.
   La mercantil ganó el concurso después de la quiebra de la compañía Magasegur -que tenía adjudicado el servicio y que, al igual que Sinergias, también pagaba por debajo del convenio colectivo-, lo que forzó a la Comunidad de Madrid a sacar uno nuevo, que por la vía de urgencia se entregó a la sociedad Sasegur, aunque únicamente los meses de abril a junio. En julio, Sinergias ganó la nueva adjudicación -que dura hasta el próximo 31 de diciembre- debido a que el precio que ofrecía para realizar el servicio era el más bajo de las tres ofertas que se presentaban.
   En concreto, Sinergias se hizo con el trabajo en un momento en el que Presidencia concedía 60 puntos sobre 100 al criterio del precio. El departamento dirigido por Garrido ya había reducido el peso del elemento precio, que antes de esa adjudicación estaba en 70 puntos sobre 100 (para la contratación de Magasegur, por ejemplo). Sin embargo, con 60 le bastó a Sinergias para ganar el concurso.
   Ahora, desde la consejería, explican que van a bajar aún más este peso del precio precisamente para que empresas que se descuelgan del convenio tengan menos posibilidades de ganar los concursos que se saquen de aquí en adelante. No se modificará, sin embargo, el que ya se concedió a Sinergias, motivo por el que los vigilantes de seguridad están de huelga en los edificios de cultura y turismo que controla Presidencia. Será solo a partir del 1 de enero, al adjudicarse el nuevo servicio de estos inmuebles, cuando se incluyan ya los nuevos baremos de contratación. La consejería, de hecho, trabaja ya en un nuevo pliego para este servicio.
   Aunque se reduzca el peso del precio que ofrece la mercantil, lo cierto es que este factor debe seguir siendo el más determinante para adjudicar un servicio de estas características, ya que de lo contrario podría llamar la atención el Tribunal de Contratación Pública o la propia Intervención. Según fuentes de la Comunidad de Madrid, la consejería prevé que factores como que las empresas se ajusten al convenio o que tengan planes de formación para los empleados pesen más que hasta ahora. En el momento de la adjudicación a Sinergias, estos dos últimos conceptos suponían 20 puntos sobre 100 cada uno.
   La contratación de Sinergias por parte de Presidencia conllevó una reducción de salario de casi el 40% para los profesionales de la seguridad que vigilan los edificios afectados. En concreto, estos vieron reducir su sueldo de 1.100 a algo más de 700 euros al mes, lo que provocó las protestas de estos trabajadores, que, para más inri, hasta ayer por la noche no conocieron los servicios mínimos acordados por la Delegación del Gobierno y la Comunidad de Madrid para la huelga.
   Según el Sindicato Libre de Seguridad (SLS), que es el que ha convocado la huelga, las autoridades han situado los servicios mínimos en un 90%, dado que muchos edificios tan solo tienen un vigilante, lo que a juicio de la organización provoca que sea difícil averiguar el seguimiento. En relación a la previsión de revisar el peso del factor precio en la contratación, el SLS se muestra escéptico. "Si la Comunidad de Madrid quiere modificar los criterios de adjudicación y no priorizar el subasteo, lo celebramos, pero desconfiamos, ya que tuvieron su oportunidad en el último concurso y no lo hicieron", aseguran.
   "Esta es una de las cuestiones que venimos reivindicando desde hace tiempo; la urgencia ahora es que los trabajadores recuperen el 40% de su salario anterior y que Sinergias se niega a respetarles", añaden desde el sindicato, que también se muestra preocupado por la "imposibilidad de que la CAM agrupe en un macroconcurso la contratación de seguridad privada". "Así se abre la posibilidad de prórroga para la empresa Sinergias", apuntan.  
   La reducción de los salarios de los vigilantes de golpe y porrazo es algo habitual en el sector. La empresa que se hace con un servicio contrata a todos los trabajadores que ya estaban realizando esa tarea, y si tiene un convenio propio que se descuelga del colectivo, automáticamente se lo aplica y les baja el sueldo a los empleados, que cambian de uniforme, de material y de ingresos de la noche a la mañana. Los sindicatos han denunciado a estas empresas, a las que califican de piratas, pero la reforma laboral les permite presentarse a los concursos.
   Durante los últimos meses, varias compañías de seguridad contra las que han protestado también algunos sindicatos han sufrido el azote de los tribunales, aunque por otros motivos. Alcor, Esabe o Seguridad Integral Canaria se han visto afectadas por procesos judiciales que ponían el foco en la propia compañía o en el proceder de sus directivos.
   En no pocas ocasiones, estas mercantiles incluso son contratadas por la Administración pública, como son los casos de las mencionadas Magasegur o Sinergias, que también presta servicio en las instalaciones del Boletín Oficial del Estado, dependientes del Ministerio de Presidencia del Gobierno de España.

 FUENTE:ELCONFIDENCIAL.COM

07 septiembre, 2016

Las vacaciones no se pierden por estar de baja por enfermedad

El Tribunal de Justicia de la UE respalda la reforma laboral española que recoge este derecho.

Si se pone enfermo durante sus vacaciones, bajo la tumbona o durante una excursión a la montaña, no dé por terminado el verano. O al menos, los días que le corresponden. El día 23 de junio de 2012, a través de una sentencia, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) avaló que «un trabajador cuya incapacidad laboral temporal haya sobrevenido durante sus vacaciones anuales retribuidas tiene derecho a disfrutar posteriormente de un periodo de vacaciones de duración equivalente al de su enfermedad». La sentencia de ayer era el fallo final de un litigio mantenido entre agrupaciones sindicales españolas y la Asociación de Grandes Empresas de Distribución. Los órganos de negociación colectiva demandaron ante los tribunales a la ANGED para que accediera finalmente a la inclusión de este reconocimiento en su convenio. La asociación se negó y el proceso judicial se elevó hasta Luxemburgo. El diario LA RAZÓN se puso en contacto con la agrupación empresarial, que de momento «está estudiando la sentencia y no quiere entrar a hacer valoraciones de la misma».

Con esta decisión, Europa respalda la reforma laboral acometida el pasado febrero por el Ejecutivo de Rajoy. Hasta entonces,  la legislación española, por medio del estatuto de los trabajadores, sólo reconocía el derecho a recuperar las vacaciones no disfrutadas a causa de una baja laboral cuando ésta hubiera sido provocada por el embarazo, parto o lactancia.  Esto es, en el supuesto de que el trabajador cayera en situación de enfermedad común, éste no recuperaría los días que durante sus vacaciones hubiera estado efectivamente incapacitado para sus funciones.

Sin embargo, desde febrero, el artículo 38.3 referido al derecho a vacaciones pagadas incorpora una nueva disposición por la que, además de las madres, todos los trabajadores enfermos puedan recuperar los días de vacaciones correspondientes a los de la baja. De este modo, el empresario queda obligado a conceder tantos días más de vacaciones como el empleado haya estado enfermo durante el periodo vacacional previsto. Este nuevo periodo podrá ser disfrutado incluso cuando el ejercicio al que corresponden las vacaciones perdidas haya llegado a su fin.
Para el abogado laboralista Juan Tomás Rodríguez Arano, de la Universidad de Navarra, la sentencia del Tribunal Europeo «ratifica y confirma» lo que ya está previsto por la reforma laboral. Según el jurista, ésta fue redactada haciendo referencia a un caso similar acaecido en Alemania. «Tras años de litigios, un funcionario alemán logró el reembolso de las vacaciones no disfrutadas en los años previos a su jubilación, durante los que estuvo enfermo», comenta Rodríguez Arano. Si bien la casuística de los procesos no es la misma, los legisladores de la reforma laboral la tomaron como jurisprudencia y en base a ella configuraron la nueva norma.
De hecho, existen sentencias al respecto en la historia de los tribunales españoles en las que los jueces acabaron reconociendo ese derecho del trabajador.  La novedad que contempla la sentencia europea es que cuenta 18 meses desde la ocurrencia del hecho que causa la baja, hasta que el trabajador puede volver a disfrutar de esos días de vacaciones.

Esta ampliación de la Ley se apoya en que la naturaleza y motivación de ambos periodos de inactividad laboral son diferentes. La finalidad de la baja laboral por enfermedad es la recuperación física o mental del afectado, durante y después de la enfermedad; por lo tanto, la baja es una herramienta de defensa del derecho constitucional a la salud. Sin embargo,las vacaciones retribuidas responden al derecho que el trabajador tiene de disfrutar un periodo anual de ocio y esparcimiento, también reconocido.

En este sentido, la coincidencia de ambas situaciones, hasta la modificación del estatuto –que es la ley máxima rectora de las relaciones laborales–anularía uno de los dos derechos planteados, al no preservar la duración íntegra del tiempo de convalecencia y de ocio. Además, la sentencia incide en que las vacaciones son un principio de derecho social de la Unión Europea de especial importancia, que no tiene excepciones y que, además, forma parte de   la carta de los Derechos Fundamentales de la UE, tiene el mismo valor jurídico que un tratado.

En primera persona
EMILIO AGUDO BERMEJO/ en 2009, el supremo garantizó sus vacaciones
«Aún no me han pagado lo que dictó el juez»
Tres días antes de comenzar sus vacaciones, Emilio Agudo enfermó. Estuvo convaleciente más de un mes y la empresa en la que trabajaba hasta el año pasado, CLH Aviación S.A.,  no le concedió los siete que no pudo disfrutar por su enfermedad. «Decidí ir a juicio y gané, pero la empresa lo revocó, así que fui al Supremo», explica el jubilado de 67 años. Y el juez del alto tribunal le dio la razón de nuevo. «Me tenían que pagar alrededor de 1.000 euros, pero aún no he visto un duro y no quiero volver a meterme en juicios. He trabajado 48 años en la misma empresa», explica. Su caso es una excepción: «Mis compañeros se han puesto malos en muchas ocasiones y nunca se lo han reconocido. Te quitan los días y punto», añade.

Fuente: LARAZÓN.es

29 agosto, 2016

Huelga de vigilantes en Madrid tras contratar al 'capo' de la seguridad canaria

Los profesionales denuncian que el nuevo acuerdo con Sinergias de Seguridad les reduce el sueldo casi un 40% y les deja con algo más de 700 euros al mes


   Los vigilantes de seguridad privada que prestan servicio en edificios públicos viven constantemente a la expectativa de cuál será la próxima empresa que contrate la Administración. Si es una mercantil que se adecua al convenio colectivo del sector, estos profesionales respiran. Podrán seguir cobrando 1.100 euros durante unos cuantos meses más. Si la sociedad a la que se le adjudica el contrato es de las que ellos denominan 'piratas', la cosa se complica. Los afectados automáticamente piensan en sus hijos y en si podrán a partir de ahora seguir haciendo frente a esa multitud de necesidades que tienen los pequeños diariamente.
   En este segundo caso se sitúan las decenas de vigilantes que trabajan en los edificios de las oficinas de turismo y cultura de la Comunidad de Madrid, dependientes de la Consejería de Presidencia y Justicia del Gobierno presidido por Cristina Cifuentes. Estos departamentos otorgaron el pasado 16 de julio los servicios de control de accesos a Sinergias de Seguridad y Vigilancia, compañía que los empleados enmarcan en el conjunto de las que, acogiéndose en ocasiones a la reforma laboral, se descuelgan del convenio colectivo.
   El Sindicato Libre de Seguridad (SLS), que aglutina a gran parte de los profesionales afectados, recurrió la decisión del Ejecutivo regional, pero únicamente logró que la Comunidad de Madrid retrasara tres días la adjudicación. Los vigilantes vieron cómo de la noche a la mañana perdían casi 400 euros mensuales de sueldo (de los 1.100 euros que cobraban, pasaban a poco más de 740) y comenzaron a organizarse para protestar.
   A partir del próximo 25 de agosto, estos profesionales se pondrán en huelga con unos servicios mínimos que no ha querido pactar aún la Comunidad de Madrid
A partir del próximo 25 de agosto, estos profesionales -convocados por el mencionado sindicato- se pondrán en huelga con unos servicios mínimos que, según aseguran desde SLS, no ha querido pactar aún la Comunidad de Madrid. Los responsables del sindicato argumentan en un comunicado que "desde hace más de un año" vienen reclamando al Gobierno regional que contrate empresas que respeten el convenio colectivo, pero observan cómo el Ejecutivo autonómico hace caso omiso a sus reivindicaciones. "A pesar de nuestro empeño, siguen adjudicando los servicios de seguridad a empresas como Sinergias", subrayan.
   "Para la Administración, al final es solo cuestión de ahorro", asegura el sindicato, que añade que a la Administración "le importan un pimiento" las consecuencias que sus decisiones tienen sobre los trabajadores. Argumentan que la justicia es lenta y recuerdan casos como el de Magasegur, al que los tribunales anularon finalmente el convenio por pagar un 20% por debajo.
   La concesión del servicio a Sinergias ha trascendido también a nivel político. En concreto, a la Asamblea de Madrid. El Grupo Parlmentario de Ciudadanos, a través del diputado Francisco Lara, ha solicitado la comparecencia del viceconsejero de Presidencia, Enrique Ruiz, en comisión "con el objeto de informar sobre las medidas adoptadas ante el anuncio de la convocatoria de huelga".
   El pasado marzo, los vigilantes que protegen el edificio que el Ministerio de Presidencia del Gobierno de España tiene en el número 54 de la madrileña avenida de Manoteras -que alberga parte de las instalaciones donde se hace el Boletín Oficial del Estado (BOE)- pasaron a depender de la mercantil Sinergias de Vigilancia y Seguridad, como publicó el propio BOE tras sacar a concurso el servicio el pasado 9 de diciembre. Los cerca de 30 empleados vieron reducido su sueldo en cantidad similar a la que han perdido sus compañeros de las oficinas de turismo y cultura de la Comunidad de Madrid

11 agosto, 2016

Los vigilantes de seguridad hablan y cuentan lo que nunca dicen

Cada vez abundan más, pero la imagen que tenemos de ellos suelen ser bastante mala. Muy pocos se han atrevido a preguntarse por los problemas que sufren cada día

   Hasta el nombre con el que solemos conocerlos suena despectivo. “Segurata”, en lugar de guardia o vigilante de seguridad. Se trata, sin ninguna duda, de uno de los sectores profesionales que peor consideración tienen entre la sociedad, entre sus compañeros, entre sus contratantes y entre sus clientes. Para los policías, son unos esbirros de las empresas privadas que les han arrebatado parte de su poder; para la mayor parte de la gente, el brazo blando de la ley, falsas figuras de autoridad cuyo trabajo lo podría hacer cualquiera.
   En definitiva, señala una nueva investigación publicada en el 'European Journal of Criminology', pocos sectores encajan mejor que el del agente de seguridad en la definición de “trabajo sucio”. Como explica “Doing 'dirty work': Stigma and esteem in the private security industry”, es uno de los trabajos más estigmatizados, en cuanto que la suciedad de su trabajo abarca tres dimensiones: es una suciedad física (a menudo deben interactuar con personas peligrosas en situaciones de peligro), sociales (porque “necesitan comportarse de una forma servil con sus empleados y clientes”) y moral (porque su sector los percibe como una vergüenza para la profesión).
   Es innegable que es cada vez más común que en los Estados democráticos modernos, las agencias de seguridad privadas cumplan parte del rol que en el pasado era detentado por la policía. Sin embargo, y como recuerda la investigación, “la industria de la seguridad privada opera en un contexto en el que la gente aún espera que la seguridad sea proporcionada por el Estado”. En esa situación, los vigilantes privados son los encargados de llevar a cabo el trabajo sucio que el sector público no quiere o piensa que no le incumbe realizar.
   Los investigadores descubrieron que las conclusiones de dos trabajos diferentes realizados en Suecia y en Inglaterra tenían muchos puntos en común. Fuesen los agentes de seguridad británicos que trabajaban en un centro comercial o en unos estudios de televisión o los suecos que guardaban el cuartel de policía y se preocupaban de que no se 'okupasen' edificios vacíos, sus preocupaciones eran universales. Y, en muchos casos, pasaban por el desprecio que supone provenir de ocupaciones “mal pagadas, de clase trabajadora”.

¿De qué sirve mi trabajo?



   Uno de los participantes recuerda que su compañera Agnes no podía dejar de pensar en “la gran diferencia entre trabajar como policía o en seguridad”, especialmente en lo que concierne a la actitud de la gente. “Me he vendido, simplemente hago el trabajo por el que el cliente ha pagado” era la frase que repetía una y otra vez. Muy a menudo, asegura el estudio, los vigilantes de seguridad tienen la sensación de que su rol no es proteger a la gente, sino las propiedades de sus clientes. Algo que se acentúa cuando la empresa les exige “mirar hacia otro ladocuando, por ejemplo, ven a un camello enfrente del centro comercial que protegen, ya que deben limitarse a aquello por lo que le han contratado.
   Por otra parte, muchos tienen la sensación de que ni ellos ni su empresa son capaces de proporcionar el servicio por el que les pagan: “Adapt Security engaña a los clientes cuando dice que 'responde a las alertas de robo'. No se trata de arrestarlos. Solo vas a asegurarte de que el daño no sea aún más grave”. En respuesta, muchos de ellos hacen más de lo que se les exige para cumplir tanto las expectativas del cliente como las suyas propias: “Una percepción adicional es que la industria de la seguridad es moralmente dudosa porque vende una ilusión de seguridad”.

Me miran de arriba abajo


   Es algo que hemos visto en incontables situaciones. Una persona, no necesariamente anciana, se acerca a un agente de seguridad y le pregunta dónde están las latas de tomate, los rollos de papel higiénico o los congelados. Ocurre continuamente, y es algo que hace que se les lleven los demonios. No sólo eso, sino que también les confunden con trabajadores del parking o encargados de información.
   “Una señora se ha acercado a Hussain preguntándole por ropa de mujer, moda europea en concreto, y le ha preguntado dónde está la tienda”, explica uno de los testimonios. “Otra le hace una pregunta: '¿eres de seguridad o de información?' Hussain, como la mayoría de sus colegas, sonríe y le responde de la manera estipulada: '¿cómo puedo ayudarle, señora?'”
   Eso, en el mejor de los casos. En el peor, no dejan de recibir muestras de desprecio, ya que “el trabajo de seguridad es considerado por algunos como de baja cualificación y trivial, un empleo que no requiere ninguna formación y que por lo tanto es adecuado para los inútiles”. Cuando la seguridad privada externalizada debe rivalizar con la interna, como ocurría en el centro comercial Fantastical Shopping, estos últimos desprecian a los primeros como “leprosos”, el término que utilizaban para referirse a ellos.
   A veces, simplemente, se les agrede. “Los agentes de seguridad del estudio sueco reportaron incidentes donde no solo habían sido amenazados, sino que les habían arrojado objetos, habían reventado los neumáticos de sus coches y habían roto las ventanillas”. Hay una historia particularmente sangrante, en la que los vigilantes desarmados de una fábrica cerrada fueron atacados por varios drogadictos; uno de ellos fue alcanzado en el pecho por un dardo. La policía, por su parte, solo entraba en grupos de tres y armados, una diferencia de criterio que le llevó a quejarse a sus superiores.

Ilegalidad e inmoralidad: el pan nuestro

   Ser agente de seguridad implica, entre otras cosas, alternar con gente peligrosa o de entornos desfavorecidos: prostitutas callejeras y sus clientes, yonkis, borrachos… En concreto, señala el estudio, controlar la prostitución “invoca sentimientos de peligro, disgusto y fascinación”. Uno de los trabajadores, por ejemplo, explica cómo las prostitutas utilizaban el garaje donde trabajaba para acostarse con sus clientes. Su compañera Agnes le explicó “una vez que había pillado a una prostituta y a su cliente en mitad del acto, y más tarde cuando abandonaba el garaje, el hombre se cruzó en su camino forzándola a dar un volantazo y estrellándose. Estaba convencida de que este comportamiento tenía como objetivo asustarla y que no informase a la policía”.

   Otro párrafo define bien la naturaleza del peligro al que algunos han de enfrentarse: “En la reunión Tony pasa por el conjunto más reciente de imágenes dando información sobre cada persona. La mayoría son de violadores. Tony empieza con los de 'riesgo bajo' y termina con los de 'riesgo alto'. Señalando a una imagen, explica: 'Esta es de aquí. Vive en el barrio y toma drogas. Se sabe que es agresiva con la policía y la seguridad: los escupe'. Cogiendo otra, dice: 'Esta tiene problemas mentales. Se mete las manos en las bragas, hurga ahí y te pone las manos en la cara. Nadie quiere tocarla”.
   En muchas ocasiones, no obstante, los agentes de seguridad intentan ganarse la confianza de estos personajes. A veces, deshaciéndose de los elementos que harían desconfiar (“los guantes negros, la porra, las esposas”); otras, ofreciéndoles su protección.

Hay que servir a alguien

 

   ¿Para quién trabaja un agente de seguridad? En realidad, para muchas personas que para más inri, tienen diferentes intereses y exigencias: sus superiores, sus clientes y otras fuerzas de seguridad. Aunque lo que coincide en todos los casos es que deben centrarse en servir al cliente, especialmente a un nivel emocional: “Deben sonreír o ser educados y suaves durante las interacciones”. Como explica un agente de seguridad de la productora Entertainment Studios, “debes sonreír las 24 horas de los siete días de la semana y no siempre te apetece, especialmente cuando te quedan 12 horas por delante”.

   Otro explica que, cuando sus superiores muestran ejemplos de excelencia en el mundo de la seguridad, esta se define de la siguiente manera: “Los agentes deben ayudar en todo momento, dando direcciones correctas e información exacta a los clientes que pregunten, y terminar cada encuentro de la manera prevista, sobre todo a través de las siguientes dos frases: '¿Hay algo más que pueda hacer por usted, señor o señora?' y 'Tenga un buen día'”. Cuando lo escucha, uno de los 'seguratas', Milo, responde “sí, cuando alguien te escupe, tienes que ofrecerle te y pasteles”.
   Este es uno de los aspectos más deprimentes del trabajo, especialmente para aquellos que se esperaban algo más de acción. “A la mayor parte de los recién llegados se les asigna un trabajo de bajo estatus que no requiera mucho del agente, como sentarse en una silla”. En muchos casos, lo importante es que estén ahí para dar apariencia de “seguridad y orden”, sin dar demasiado la nota, puesto que ello “puede ser malo para los negocios”.
   Algo a lo que hay que añadir los previsibles abusos laborales, como la compañía que multa a sus trabajadores si no se presentan al menos 10 minutos antes de que empiece su turno. Además de, como es previsible, que toda iniciativa personal sea amputada, lo que resulta en sentimientos de frustración y degradación: como explica Kigali, que dejó pasar al edificio a un tipo que no tenía pase y que le amenazó porque iba a llegar tarde a una reunión (y que en realidad era un inspector): “Me preguntaron '¿por qué le dejaste entrar?' Le respondí que 'porque llegaba tarde y utilicé mi criterio'. Me dijeron: 'No uses tu criterio. Limítate a seguir las reglas'”.
   Los desprecios son habituales, como le ocurre a uno de los agentes de seguridad de la comisaría, que fue respondido con mala gana por dos abogados a los que les pidió la identificación. “Siempre son así”, explica en el estudio. “Ya sabes, son abogados, piensan '¿tú, jovencito, me vas a dar lecciones?'”

Somos buena gente

   Un ambiente tan opresivo provoca, lógicamente, que los agentes de seguridad diseñen inconscientemente diversas estrategias para hacer el ingrato trabajo más llevadero. Muchos de ellos intentan explicarse por qué terminaron ahí, generalmente después de ser despedidos de otros trabajos mal pagados y de bajo nivel. Así que es habitual que hablen de sus sueños de futuro, tanto dentro como fuera de la industria; por lo general, no se sienten “definidos por su trabajo como agentes de seguridad”.
 
En otros casos, les gusta compararse con sus compañeros para recordar que no cualquiera sirve para el puesto. Milo, por ejemplo, dice “no sé por qué la gente piensa que los agentes de seguridad son tontos. Había un artículo en 'News of the World' que decía que somos estúpidos. ¿Por qué? Tenemos contables y estudiantes entre nosotros”. Otro de ellos, por ejemplo, recuerda que “hay muchos que han trabajado durante quince años y aún no valen”.
   Muchos agentes de seguridad se identifican con figuras paternas. Uno de ellos, por ejemplo, explica que “somos como papá: cuidamos del edificio y de la gente en él. Nos aseguramos de que todo está bien”. Otro asegura que sabe cuándo los mendigos del edificio que protege están mal: “Nunca miro por encima del hombro a esa gente, los respeto a todos mientras ellos me respeten. Llevas uniforme y te sientes como su padre. Se comportan como críos”. Y, en algunos casos, les gusta comparar su trabajo con el de los policías, con el que comparten muchas de sus contrapartidas, pero muy pocas de las ventajas

FUENTE: ELCONFIDENCIAL.COM

10 agosto, 2016

PRESENTAMOS NUEVA SECCIÓN: "NORMATIVA SP"

Aquí podréis encontrar cualquier información relacionada con la normativa de la Seguridad Privada. Iremos actualizando tan pronto como salgan más resoluciones. Esperamos que os sea de gran utilidad.

INFORMACIÓN Solicitud de billetes por vigilantes de seguridad

   Consulta efectuada por parte del Departamento de Seguridad de una entidad dedicada al transporte ferroviario, en la que se expone la posibilidad de que los vigilantes de seguridad, entre las distintas funciones que tienen encomendadas, puedan solicitar los billetes o títulos de viaje a aquellos viajeros que se encuentren en las instalaciones o en los trenes, tras haber traspasado los controles de acceso (tornos) y en actitudes antisociales o delincuenciales.





08 agosto, 2016

INFORMACIÓN Cursos de Formación Especializada en Vigilantes y sellado de cartillas

Consulta realizada, en relación con la impartición de los cursos de formación específica a vigilantes de seguridad, solicitando aclaración sobre las siguientes cuestiones planteadas:

1. Si es posible o no la impartición de dichos cursos a aspirantes a obtener la habilitación como vigilantes de seguridad (alumnos que no la poseen todavía).
2. Si tales cursos deben ser objeto de “sellado” en las cartillas profesionales de los vigilantes de seguridad, o simplemente debe expedirse al efecto diploma o certificado oficial acreditativo.





Denuncia de los vestuarios de los GOP de Renfe (Grupos Operativos de Protección)




Cambio de cuota de trimestral a mensual